Fundación Tiempo de Vivir

Nuestra Historia


En los años ’80 un joven médico psiquiatra, el Dr. Luis Manrique, padecía un cáncer de recto avanzado. Caracterizaba a esta persona ser un católico ferviente y tener una voluntad de hierro, ya que cuando intuyó su destino, creó la Fundación Tiempo de Vivir y comenzó incansablemente a reunir gente para trabajar en ésta.

En los dos años que vivió reunió material didáctico para los pacientes y los médicos cuando la especialidad oncológica estaba en pañales, atendiendo desde su Fundación a pacientes de extracción hospitalaria pública y desarrollando el control sintomático de los mismos.

Pero el final llegó y su viuda nos dejó el legado de la Fundación. Nuestra juventud, con otros objetivos, y razones personales hicieron que fuese quedando inactiva.

Varios años más tarde, ya consolidados en la especialidad oncológica, decidimos tener nuestra propia Fundación, ya no para la atención de los pacientes sino para la formación profesional, la difusión de los conocimientos, prevención en cáncer a la comunidad y la investigación independiente, que ha sido siempre nuestro sello característico recibido de aquellos que nos formaron. En el momento de elegir el nombre fue nuestro anhelo utilizar, en memoria de aquel que nos enseñó a pelear, dando y formando, el de su Fundación: Tiempo de Vivir.

Queremos trabajar juntos educando y, a través de estas herramientas, brindando esperanzas y una mejor calidad de vida al enfermo de cáncer, para que pueda seguir luchando contra esta enfermedad, con el ánimo positivo de querer seguir viviendo.

Dra. María Guadalupe Pallotta

 

 
Desarrollo, Edición y Diseño Web: Analía Montórfano